Faro de Vigo, 27 de Marzo de 2019

Divulga varios ejemplos de una práctica «especulativa habitual pero legal» en réplica a las críticas por encarecer los cánones

Usuarios de O Berbés se quejan por la subida de tasas en más de un 150% cuando algunos «hacen negocio» con estas concesiones. El Puerto reveló ayer que por el realquiler de estos espacios en las lonjas, una práctica «legal, no mayoritaria pero sí habitual», precisó, algunas empresas sacan un beneficio que supera en un 250% el importe anual de lo pagan en cánones portuarios. «Están en su derecho a criticar la subida, pero no dicen que especulan con estos espacios porque saben que son demasiados baratos y esto debe saberlo también la opinión pública», razonó el presidente Enrique López Veiga.

Encabezados por el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Javier Touza, representantes de colectivos vinculados a la actividad en las lonjas (comercializadores, transportistas, vendedores, subastadores y consignatarios) lanzaron la alarma este lunes en una reunión con el alcalde donde expresaron su máxima preocupación por el impacto de un incremento de tasas portuarias que calificaron de «desmesurado». Basándose en las informaciones aportadas en este encuentro, el regidor llegó a decir que algunas empresas ya barajaban cerrar ante un encarecimiento calificado de «inasumible» sobre el que Abel Caballero avanzó que exigiría explicaciones al presidente del Puerto en el Consejo de este viernes.

El presidente de la Autoridad Portuaria reiteró ayer que la contestada subida cumple con una directriz de Puertos del Estado elaborada a instancias de la Intervención General después de detectar este departamento, en 2017, que Vigo aplicaba de forma errónea las bonificaciones en los espacios ocupados en las rulas. En concreto se gravaba un 0,5% en lugar de un 6,5% en concesiones otorgadas para actividades ajenas a la primera venta en las lonjas, las denominadas «complementarias» como manipulación de pescado, oficinas o plazas de aparcamiento. Pero Enrique López Veiga no se limitó a replica con «la inconsistencia» de la alarma generada por ese supuesto cierre de empresas causado por un alza de tasas que si bien en términos porcentuales considera «relevante en números absolutos no son nada para estos empresarios». Fue más allá al poner varios ejemplos del rendimiento económico que reportarían estas concesiones a sus titulares cediéndolas a otros operadores, «una práctica que no me gusta nada por fomentar la especulación aunque permitida por ley».

Casos «reales»

Como casos llamativos apuntó dos «reales» que divulgó -sin identificar los nombres- en la cuenta oficial del Puerto en Twitter. El de una «Empresa A» concesionaria de un local en la Lonja de Altura de 153 m2 y cuatro plazas de aparcamiento cubierto que pagaba al año de tasas 3.428 euros (sin IVA) y traspasó la titularidad de estos espacios por 12.000 euros anuales (más el IVA). Esta transacción significa un beneficio de 8.572 euros netos para el «arrendador». En el segundo caso, «Empresa B», la ganancia se dispara. Abonaba anualmente al Puerto 1.424 euros (sin IVA) por 73 m2 en el Tinglado General de Empaque que realquiló a otro operador por 21.000 euros (más IVA).

El Puerto dispone de documentación que certifica la veracidad de estos ejemplos entre otras razones, apunta, porque estos traspasos de concesiones otorgadas por 10 años no son excepcionales en el orden del día de los asuntos que trata su Consejo. «Mejor hubiera sido que se estuvieran callados», advirtió López para avanzar que estas son solo algunas de las pinceladas de un análisis exhaustivo sobre toda la tipología y cantidad de este tipo de transacciones que cumpliendo la Ley de Protección de Datos «expondremos ante la opinión pública».

Como colofón esta contundente reacción, el presidente vuelve a defender el incremento: «Con anterioridad al 2010, cuando se instauró la bonificación, ya pagaban más de tasas de lo que ahora con el incremento».