La Voz de Galicia, 4 de Abril de 2019

Ningún Gobierno desde el 2005 fue capaz de licitar la conexión ferroviaria

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, y el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, comparecieron ayer juntos en la sede del Puerto para exigir que, de una vez por todas, el Gobierno licite y construya la conexión ferroviaria del puerto exterior. «Cómpre que Fomento se poña a traballar canto antes», dijo Vázquez solicitando al ministerio que busque fondos europeos para ese fin. Ella misma, dijo, acudirá la semana próxima a Bruselas para informarse sobre las posibilidades de financiación. Losada, por su parte, denuncia «prácticas dilatorias» y contradicciones por parte del Gobierno a la hora de abordar el asunto. Esta es la cronología de una obra que no acaba de llegar.

2003

El Consejo de Ministros. María Pita acogió el Consejo de Ministros del Gobierno de Aznar. Allí se decidía como resarcir a Galicia por el desastre, todavía fresco, del Prestige. Entre otras cosas, de allí salió la decisión de construir el puerto exterior.

2005

Empiezan las obras. Los trabajos del puerto exterior comenzaron en febrero con la culminación de una pista para los accesos. El plan ya incluía tanto una conexión con la autopista y la autovía como un enlace ferroviario, y se contaba con que el tren estaría listo cuando terminaran las obras.

2012

El puerto, operativo. El puerto exterior, aún con obras pendientes, entró en servicio en septiembre del 2012. Del tren nada se sabía y la conexión con la autopista todavía no estaba hecha. Los camiones entraban y salían a través del polígono de Sabón.

2016

Por carretera. En junio del 2016 entró en funcionamiento la autovía de Langosteira que llega hasta la AG-55. Del tren no había noticia. Ese año el Puerto, para agilizar trámites, encargó la redacción del proyecto de ferrocarril al puerto exterior. El estudio de ingeniería que lo redactó se coordinó con el ADIF.

Marzo del 2018

Proyecto listo. En marzo del 2018 el proyecto para el tren estaba terminado. Ese mismo mes la Autoridad Portuaria se lo entregó a Puertos del Estado, organismo del que depende el puerto coruñés, para que este a su vez se lo remitiese al ADIF. Con los papeles listo, faltaba tan solo licitar los trabajos y dotarlos del presupuesto necesario para la ejecución de los cerca de 6 kilómetros de vías y túneles.

Abril del 2018

Protocolo. El ministro de Fomento y el presidente de la Xunta firman un protocolo, que luego deberá concretarse en un convenio, que determina que los 140 millones del tren los pagarán a medias el ADIF y Puertos del Estado y que la obra se licitará en el primer semestre del 2019 para empezar los trabajos en el segundo. Ese mismo acuerdo suponía una inversión de la Xunta de 20 millones de euros para garantizar el carácter público de los muelles de Batería y Calvo Sotelo.

Octubre del 2018

Adiós al acuerdo. El cambio de Gobierno en Madrid tras la moción de censura anuló el protocolo firmado en abril y dejó las cosas como estaban. Ese mes la presidenta de Puertos del Estado, María Ornella, indicó a Enrique Losada que organizaría una reunión con el ADIF para tratar sobre el tren. Nunca se convocó.

Marzo del 2019

Aún faltan papeles. Casi un año después la presidenta del ADIF, Isabel Pardo de Vera, indicó que el proyecto estaba incompleto y que todavía había que hacer otro para la conexión desde Vío hasta Uxes y para reformar esta última estación. No está hecho ni el estudio informativo. Desde el puerto exterior partirá una bifurcación hacia Lugo por un lado y hacia Santiago por otro. Estaría pendiente el proyecto de la segunda, pero, aunque nada falta para la primera, el Gobierno, hasta ahora, no ha hecho nada por licitarla.