Faro de Vigo, 7 de Mayo de 2019

El presidente López Veiga tras reunirse con su homóloga en el ente estatal: «El proyecto ha quedado desbloqueado»

La definición de la futura conexión ferroviaria de la terminal de vehículo de Bouzas arrancó ayer «desde cero». Hace meses que el Puerto envío a Adif una propuesta de trazado que partiendo de un puente paralelo al actual dibuja cuatro kilómetros soterrados casi en su totalidad hasta «emerger» en la Avenida de Madrid donde enlazaría con otra vía férrea aún por concretar, la salida sur. Por este planteamiento apostaba hasta ahora al Puerto hasta que ayer, tras una primera toma de contacto con la presidenta del administrador de infraestructuras ferroviarias, Isabel Pardo de Vera, reconoció que la solución definitiva para llevar los convoyes hasta los muelles Ro-Ro saldrá de un estudio informativo que hará el Ministerio de Fomento. Para el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique López Veiga, la entrevista en Madrid sirvió para «desbloquear» el inicio de la concreción de un proyecto de ejecución muy compleja y costosa (supera los 300 millones) pero por el que ya preguntan para cuándo importantes fábricas automovilísticas, empezando por PSA.

López Veiga prefirió evitar cualquier atisbo de crítica o reproche en sus declaraciones sobre el retraso que acumula ese estudio informativo. «Lo importante ahora que es que todos somos conscientes de la necesidad de que la terminal Ro-Ro tenga conexión por tren», incidió. Afirmación que resulta obvia como cada año recuerda la Asociación Españoles de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) al penalizar en su auditoria anual al recinto vigués por carecer de una infraestructura clave para la logística de las empresas del sector y que funciona en la principales terminales portuarias españolas.

Por parte del Puerto de Vigo, en la reunión de ayer Madrid participaron además de su presidente, la directora, Beatriz Colunga, y el jefe del Área de Planificación e Infraestructuras, José Enrique Escolar; mientras que por Adif, intervino Isabel Pardo acompañada de dos técnicos de su departamento. Según López Veiga, el encuentro tuvo como asunto central la conexión a Bouzas aunque más que cuestiones técnicas se abordaron aspectos sobre la larga tramitación que requerirá la obra. «Fue una primera toma de contacto pero muy positiva y que agradezco», justificó.

Y esto a pesar de que el único compromiso explícito asumido por parte de Pardo de Vera es la convocatoria de un próximo encuentro al que asistirán representantes de todos los organismos implicados. Además de Adif y Autoridad Portuaria, Puertos del Estado y Fomento, el ministerio que deberá asumir la elaboración del trazado.

Hasta que se produzca esta cita, todavía sin fecha, el Puerto no se atreve a decir qué parte, si una o toda, podría aprovecharse del recorrido que defiende como favorito. Este dibujo no se corresponde con ninguno de los planteados por la consultora viguesa G.O.C sino que la alternativa 4, como así la bautizó, surge de una propuesta de trazado elaborada por el sindicato UGT que los miembros del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria conocieron a finales del pasado noviembre, un mes después de que se remitiese a Puertos del Estado.

De enorme complejidad técnica, la configuración del recorrido roza los cuatro kilómetros y el presupuesto estimado ronda los 300 millones. Además de la construcción de un segundo puente en Alcabre para circulación exclusiva de ese tren de mercancías que entre o salga del macrorrelleno, incluye una vía subterránea que atraviesa la avenida de Coia y Traviesas extendiéndose hasta alcanzar la avenida de Madrid donde se uniría a la salida sur del AVE. Respecto a este otro ramal ferroviario -todavía por fijar, aunque ya respaldado por el Parlamento de Galicia y del Congreso de los Diputados-, necesitaría de la conversión en pasante de la estación de Urzáiz para que discurriese en túnel hasta superar plaza de España y continuar si no todo subterráneo sí parcialmente en dirección a la avenida de Madrid.