Atlántico, 4 de Julio de 2019

La Autoridad Portuaria apuesta por ampliar la capacidad de congelación de Vigo en los muelles del interior

La Autoridad Portuaria (APV) ya ha decidido destinar la mayor parte de lo que será su nueva terminal, la tercera tras Areal-Guixar y Bouzas, situada entre Rande y San Simón, a la implantación de frigoríficos al constatar que existe una demanda que supera las posibilidades actuales y que Vigo así lo necesita. Cuenta a favor con que se trata de una industria limpia y no contaminante, que crea valor añadido y puestos de trabajo.

Y en contra con que el Plan de Usos (Delimitación de Espacios Portuarios) está anulada por los tribunales. Y el Plan Especial, que sí se encuentra plenamente en vigor, no es de aplicación en el ámbito Rande-San Simón al no tener validez fuera del municipio de Vigo. El Puerto ha puesto en marcha la redacción de la nueva Delimitación de Espacios, que ya contemplaría para la nueva terminal los usos planteados, pero mientras tanto sus responsables jurídicos estudian fórmulas que permitan realizar actuaciones y planificar.


De momento, la APV espera recuperar en diciembre el muelle de granito, cuya concesión finaliza entonces, de cara a su conexión con los otros dos vecinos, Vieira y Duchess, para conformar la terminal 3. Los tres muelles estarán unidos por plataformas -sin rellenos- que permitirán que la circulación de camiones y vehículos pueda realizarse en su totalidad por territorio portuario y evitar así al máximo problemas con los vecinos en ruidos y molestias. Recuerda la Autoridad Portuaria que la totalidad de muelles de Rande-San Simón son de su competencia, por lo que no sería necesario realizar ninguna modificación y que la conexión de la terminal se realizará este mismo verano si es posible. 


Curiosamente, según reconoció el presidente de la APV, Enrique Lopez Veiga, la posibilidad de contar con una segunda terminal de contenedores, que compita con Guixar, parece imposible ante la falta de interés de las operadoras. Ni siquiera en el caso de Duchess, para el movimiento de depósitos vacíos, que cuenta con el rechazo rotundo del Concello de Redondela y de asociaciones vecinales. De momento, esta posibilidad está descartada precisamente por falta de cobertura jurídica y no haber además interés entre los operadores, pese a que habrá una conexión directa con la carretera.


En cambio, las peticiones de espacio para frigoríficos se apilan en la sede central de la Autoridad Portuaria, que carece de espacio para atender propuestas dentro del ámbito más próximos a los muelles. En el último consejo de administración de la APV se adjudicó la antigua nave de Frigoríficos Berbés, en Beiramar, a la empresa de reparación naval Emenasa. También concurría Coper, en este caso para actividad frigorífica. Dicha sociedad ya cuenta con una gran congelador en la zona, en la antigua concesión de Pesca Puerta, donde abrirá en septiembre su Centro Loxístico Porto de Vigo. Aunque la APV prefería recuperar plenamente Beiramar para el congelado no fue posible al calificarse con más alta puntuación el proyecto de Emenasa