Atlántico, 7 de Agosto de 2019

Las cuentas de 2018, publicadas ayer, reflejan un aumento del beneficio de 7 millones

La gestión portuaria realizada durante el pasado año finalizó con un buen resultado de negocio que  este año, pese haber llegado al primer semestre con poco fuelle, se espera poder mantener. Las cuentas anuales de 2018, publicada ayer, reflejan un importante incremento en recaudación de tasas, de hasta el 20%, lo que en  euros se traduce en casi cinco millones.  El aumento fue especialmente notable en las tasas de utilización, con mayor movimiento de buques, embarcaciones deportivas y de mercancías y en la de actividad, que multiplicó por siete el beneficio, hasta casi los 9 millones. 
Para el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique López Veiga, hay varias razones que explicarían estos buenos resultados, una de las más importantes, “la reactivación de la economía en líneas generales”. En particular, en Vigo, “se realizó una mejor gestión de las concesiones y comenzaron a funcionar áreas nuevas, como el silo de coches”. 
A falta de seis meses para que finalice el actual ejercicio, López Veiga recuerda que “seguimos en positivo, ya que hay que recordar que hace cuatro años estábamos en números rojos y confiamos mejores resultados cuando termine el año”.
El incremento de subvenciones fue también destacable en 2018 cuando se hicieron diversas inversiones en Porto Cultura, la rehabilitación de los soportales del Berbés o el Tinglado. Precisamente, López Veiga hace hincapié en que para conseguir ayudas es necesario invertir y “tenemos actualmente un presupuesto muy importante de veinte millones” para continuar con el impulso portuario que requiere Vigo.
No obstante, el Puerto admite ciertas dificultades a las que se enfrenta como la caída de la pesca o   la pérdida de la concesión de Zona Franca del muelle de Bouzas, una parcela muy importante que tendrá que ir amortizando.
En la memoria, también se hace referencia a otros aspectos e incidencias como por ejemplo el accidente de O Marisquiño, donde el Puerto insiste en que carece de responsabilidad por lo que no prevé mayores costes ya que mantiene que el mantenimiento del muelle hundido corresponde al Concello que es el que da autorización al evento.