Faro de Vigo, 8 de Agosto de 2019

Reserva a Suardiaz la rampa más cercana para evitar el traslado de coches de PSA a otra zona de la terminal

El cierre del muelle de la autopista del mar para efectuar obras destinadas a corregir los fallos de funcionamiento de su rampa móvil tendrá una «mínima repercusión» en la actividad de los barcos que cubren esta estratégica ruta entre Vigo y Francia. Así lo garantizó ayer el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique López Veiga, quien entre las medidas para reducir los trastornos a Suardiaz durante el tiempo que permanezca inoperativo su atraque ha ordenado la reserva para los barcos de esta armadora de la rampa más cercana al ámbito donde concentra la mercancía, mayoritariamente, vehículos de PSA, el principal usuario de la conexión marítima con Nantes-Saint Nazaire.

Como publicó ayer FARO, la actuación proyectada para solucionar los fallos estructurales en la rampa flotante de este muelle requiere de su cierre al uso por un periodo de tiempo, en principio, estimado en una semana, aunque podría prolongarse. Al final la fecha decidida es la penúltima semana de este mes, desde 19 al 25 de agosto, precisamente cuando PSAreanuda la producción en Balaídos. «Era la única fecha posible», indicó el dirigente.

Para entonces ya comenzará la entrada de vehículos a la terminal pero basándose en las informaciones que le trasladan sus técnicos, Veiga estima que todavía en un número irrelevante para generar un serio trastorno a la autopista del mar por la clausura de su muelle. Un argumento que también le sirve para no dudar que «dure una semana o más, no habrá problema en que Suardiaz disponga de la rampa más cercana» a su muelle, una petición que formuló la armadora ya que de esta manera se evitará desplazar su carga a otras zonas de la explanada distanciadas de la suya.

Con esta será la segunda vez en un año que el Puerto clausura la que la nomenclatura oficial identifica como Rampa 7 para solucionar los problemas detectados desde su inauguración a finales de 2016. En la terminal francesa que enlaza con la de Vigo con ruta explotada por Suardiaz existe una instalación parecida también flotante solo que en una dársena menos expuesta a la incidencia del viento y el oleaje que la de Bouzas. «La nuestra sufre más», apunta Veiga confiado en que las mejoras adjudicadas en 250.000 euros acaben con la problemática trayectoria de esta innovadora infraestructura. De todos modos avanza que seguirá bajo una vigilancia «especial» .

Los trabajos a punto de comenzar incluye el anclaje en el mar de un nuevo pilote de apoyo junto con a otras acciones en tierra dirigidas a reducir el sobresfuerzo que sufre la rampa a causa del oleaje y el movimiento de los buques, fuerzas que se obviaron cuando se diseñó, según la ingeniería especializada contratada por el Puerto.